Docencia

Curso taller de comunicación de malas noticias

En el ámbito de la práctica clínica se hace relevante incorporar de manera estructurada y formal el aprendizaje de competencias de comunicación efectiva. La atención de pacientes, su entorno y redes de apoyo requiere no sólo del efectivo manejo clínico y terapéutico, sino de  habilidades comunicativas que favorecen el trabajo en equipo de salud. Es así como reconoce el valor de la incorporación de estrategias de simulación en pre y postgrado para el desarrollo de competencias transversales (no técnicas) como lo son el trabajo en equipo, la comunicación y el razonamiento clínico, aplicables a la correcta entrega de turno, el liderazgo, la toma de decisiones en situaciones críticas y el conocimiento de los diferentes escenarios para realizar un plan y poder anticiparse. El manejo de técnicas y estrategias para la entrega de malas noticias o comunicación en situaciones difíciles, ayuda a los profesionales de la salud a enfrentar de mejor manera aquellos eventos desafiantes y complejos, que son parte inherente a la práctica clínica habitual.

Objetivos

Objetivo general:

El propósito de este taller es motivar el desarrollo de competencias transversales y entregar herramientas comunicativas que faciliten una adecuada atención de salud y promueva un vínculo terapéutico que beneficie la satisfacción de los usuarios.

Objetivos de Aprendizaje:
  1. Reconocer la relevancia de las habilidades comunicativas para la relación  clínica con pacientes, familiares y equipo de salud.
  2. Incorporar estrategias comunicativas en la entrega de malas noticias, manejo de la  incertidumbre, error médico y eventos adversos. 
  3. Reflexionar respecto de las implicancias éticas de la práctica clínica y desarrollar estrategias para obtención de  consentimiento informado para procedimientos, con la adecuada comprensión de éste por parte del paciente y/o familiares. 

Metodología de aprendizaje

  • El curso de comunicación de malas noticias se ha llevado a cabo en instancias de formación continua, y en asesorías a otros centros que utilizan la simulación clínica con pacientes simulados.
  • Clases teóricas breves
  • Observación de vídeos, uso de pautas
  • Taller de con Pacientes Simulados: Roleplaying
  • Trabajo en grupos

El curso-taller se realiza en dos jornadas  de 12 horas cronológicas y presenciales.

Contenidos temáticos:

  • Habilidades comunicativas básicas (Introducción)
  • Comunicación en salud.
  • Cómo comunicar errores médicos y dar malas noticias
  • Comunicación interprofesional (trabajo en equipo)
  • Comunicación de eventos adversos
  • Consentimiento informado y aspectos éticos de la práctica clínica.

Docentes:

  • Dr. Sergio Bozzo Navarrete. Director Centro Habilidades Clínicas, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
  • Flga Claudia Arancibia Salvo Académico Centro Habilidades Clínicas, Facultad de Medicina, Universidad de Chile

 

Pacientes simulados

Un Paciente Simulado (PS) es una persona capaz de representar a un paciente real, como persona, con una actitud y personalidad particulares, en un contexto clínico, como consultante en atención ambulatoria o ingresado en una institución de salud, con síntomas, signos y experiencias asociadas. Cuando es capaz de representar de la misma forma la situación, se habla de paciente estandarizado.

 

Los PS deben ser entrenados y evaluados para lograr una representación lo más real posible en los contextos y oportunidades que sean necesarios. Con el desarrollo de experiencia y formación dirigida, son agentes de retroalimentación para estudiantes y académicos, respecto del desempeño observado en escenarios clínicos. Esto es especialmente valioso en los ámbitos de la comunicación y las relaciones interpersonales, dado que aportan la visión del paciente, respecto de cómo son perciben la entrevista clínica y la consejería, habilidades clínicas fundamentales en las carreras de la salud.

 

El uso de pautas de observación y evaluación, disponibles y validadas, permite la evaluación desde el Paciente Simulado, de las llamadas habilidades blandas, La metodología con pacientes simulados/estandarizados se ha establecido como un método válido, fiable y práctico para la enseñanza y la evaluación de los estudiantes de carreras de la salud, especialmente en medicina.

Si bien, tradicionalmente, la formación en salud se ha basado en la práctica clínica con docente-tutor y los internados con pacientes reales, hay consideraciones que han limitado su acceso: los riesgos de eventos adversos asociados a la atención por parte de estudiantes, la reticencia de los propios pacientes, su costo y la naturaleza azarosa de su disponibilidad, por lo que, se ha desarrollado la práctica con PS con las ventajas asociadas a la Simulación como técnica docente: seguridad para los participantes, estandarización y disponibilidad acordes a exigencias curriculares. Además, con PS es posible disponer de prácticas clínicas que son complejas en situaciones reales, como son la entrega de malas noticias y el trabajo en equipo.

El PS no reemplaza al paciente real. Se presenta como un recurso intermedio, entre la teoría y la práctica en ambientes reales y se alinea con la formación basada en competencias, cuyo objetivo final es preparar a los estudiantes para ser profesionales de la salud competentes y compasivos, que ofrecen calidad y que posean la mejor técnica de atención del paciente.

En el CHC, la disponibilidad de pacientes estandarizados ha permitido a los estudiantes de pregrado de nuestra Facultad practicar la atención de pacientes (consultas, urgencia, hospital), incluyendo el examen físico, con énfasis en sus habilidades clínicas profesionales y de comunicación en un escenario auténtico. La retroalimentación, idealmente inmediata, se realiza centrada en el paciente, en las técnicas de entrevista, teniendo en cuenta la diversidad y las diferencias culturales de los pacientes.

De acuerdo a necesidades curriculares y mediante la experiencia de nuestros académicos, se han reproducido múltiples situaciones clínicas en un ambiente controlado y estandarizado. La supervisión directa vía vidrio-espejos y/o cámaras, o en diferido, a través del registro de audio-video, ha permitido apreciar el realismo de las situaciones, el involucramiento de los estudiantes y aportar insumos para la discusión de lo que hacemos en la práctica clínica. Algunas de nuestras experiencias han sido presentadas en la Association of Standardized Patient Educators ASPE (ver http://www.aspeducators.org/).